Skip to main content Skip to docs navigation

Gestión

Partícipes y gobernanza

Participantes

Núcleo promotor

En la constitución de una Comunidad Energética resulta ideal la formación de equipo dinamizador que comparta en el largo plazo la responsabilidad de llevar a buen puerto la iniciativa.

Un grupo inicial de entre 4 y 12 personas integrantes del equipo interno que vaya creciendo, prestándose apoyo y donde reine la concordia permitirá avanzar en el afianzamiento de confianza; necesario todo ello la puesta en marcha y excelencia en el funcionamiento del proyecto.

Sin ánimo de generalizar ni delimitar, en el perfil del equipo más comprometido de integrantes suelen coincidir intereses por la capacitación y formación contínua en temáticas de energía, cambio climático, políticas energéticas y tecnologías de energías renovables.

Entender las motivaciones de cada persona permitirá planificar un mejor reparto de tareas y responsabilidades.

Una vez arrancado el proyecto resultará más sencillo atraer más personas, especialmente si los frutos son tangibles. Y aunque el éxito comienza ya desde el primer paso en el camino para empoderarse de la propia energía, se retroalimenta con los resultados.

Socios

Resulta importante conocer y potenciar las motivaciones de cada persona participante, que aunque puedan partir desde el simple ahorro económico, puedan escalar a apreciar su importancia medioambiental y trascender a valores de cohesión social.

Teniendo en cuenta su implicación, la participación puede revestir diferentes grados para la consideración de la tipología de asociados:

  • Socio-Productor:

    Propietarios, tanto público como privados, que cuenta con una cubierta o solar donde puede ubicarse una instalación generadora renovable, la cual pone a disposición de la comunidad energética para producir y usar esta energía en las proximidades.

    El facilitador puede obtener retornos adicionales por la cesión en el uso de superficie.

  • Socio: Hogar, comercio, empresa o infraestructura pública que utiliza la energía producida en alguna de las instalaciones de energía renovable propiedad de la comunidad energética. Obtienen ahorro en su factura energética y participan en su gestión.

    Sin embargo, si no dispone de espacio para instalar captadores energéticos. En este caso serán beneficiarios de una instalación de autoconsumo colectivo siempre que estén a menos de 500 m. del punto de generación.

Democracia Energética

Gobernanza

Los principios inspiradores en cuanto a motivación de la entidad se definen en el Acta de Constitución y Estatutos, definiendo estructuras, sobre las que sin embargo pueden extenderse y pormenorizar los reglamentos y acuerdos sobre régimen interior.

Como soporte para afianzar la construcción y líneas para trazar el funcionamiento de las Comunidades Energéticas, detallamos principios que puedan servir para definir y acotar aspectos del día a día.

  1. Límites claros del recurso e integrantes.
  2. Consideraciones de índole local.
  3. Transparencia en acuerdos y estructura.
  4. Graduación de sanciones

Límites sobre recurso e integrantes

La claridad en estas definiciones aportará seguridad, cohesión y mejora de la gobernanza.

Partiendo de la base de que el principio para la toma de decisiones en este tipo de Comunidades es "una persona, un voto", resultará necesario clarificar sobre la igualdad en la participación.

En principio, y por defecto, para la entrega de energía habrá de atenderse al coeficiente de participación proporcional de los comuneros.

Sin embargo, tras la aprobación de la Orden TED/1247/2021, de 15 de noviembre para la implementación de coeficientes de reparto variables en autoconsumo colectivoel valor de estos coeficientes podrá determinarse :

  • en función de la potencia a facturar de cada uno de los consumidores asociados participantes,
  • de la aportación económica de cada uno de los consumidores para la instalación de generación,
  • de cualquier otro criterio siempre que exista acuerdo firmado por todos los participantes y siempre que la suma de estos coeficientes βh,i de todos los consumidores que participan en el autoconsumo colectivo sea la unidad para cada hora del periodo de facturación.

Así, estos «coeficientes dinámicos», -o coeficientes de reparto variables-, significan que los usuarios pueden acordar variar los porcentajes en que se reparte la energía en función del momento en que se produce el consumo.

Por el momento, tal como indica el antedicho texto legal en su Artículo Único , "Sin perjuicio de lo previsto en el artículo 8.5 del Real Decreto 244/2019, de 5 de abril, en relación con la permanencia en la modalidad de autoconsumo elegida, el valor de los coeficientes de reparto podrá ser modificado con una periodicidad no inferior a cuatro meses, previa comunicación al encargado de la lectura correspondiente con la antelación suficiente.»

Como menciona el texto legal, «Esta orden permite avanzar hacia un autoconsumo más dinámico de una manera progresiva, dejando para un análisis posterior la implantación de coeficientes dinámicos ex post»

Ello responde a la lógica de una valoración justa y proactiva en eficiencia energética, la cual ha de tener en cuenta

  • el contravalor de los kWh en cada momento, referido:
    • al mercado (precio de adquisición externo),
    • al coste de oportunidad por inyección (retribución del excedente).
  • La transmisión de derechos inter-comuneros para balancear los excedentes individuales.

Coeficientes y requisitos de los coeficientes de reparto.

Por el momento, de acuerdo con la reciente y referida Orden, la energía horaria neta generada individualizada de aquellos sujetos i que realicen autoconsumo colectivo o consumidores asociados a una instalación próxima a través de la red, ENGh,i será:

ENGh,i = βh,i · ENGh

Siendo:

  • ENGh energía neta horaria total producida por el generador o los generadores.
  • βh,i es el coeficiente de reparto horario en la hora h entre los consumidores que participan del autoconsumo colectivo de la energía generada en la hora h.
coeficientes reparto

Factores de cultura local

Las reglas y prácticas deben estar adaptadas a las realidades locales. Tanto para comprender, como para avanzar en un marco de pautas que resulten familiares.

La impronta autóctona puede facilitar también el hacer extensiva la comprensión panorámica de la iniciativa y potenciar procesos de eco-alfabetización:

  • Sobre aplicación práctica de la eficiencia energética,
  • Formación de precios de la energía y funcionamiento del mercado eléctrico,
  • Conocimiento de los equipos generadores y para almacenamiento de energías renovables...

En este sentido de proximidad, a fin de contribuir y también de recabar apoyos, el contacto con el Ayuntamiento resulta recomendable a fin de conocer los planes municipales en cuanto al despliegue y apoyo a este tipo de iniciativas.

Transparencia en acuerdos y estructuras

El funcionamiento sólido de la organización precisa de claridad en su forma de tomar decisiones y en su estructura institucional.

La monitorización constituye un importante aporte para la transparencia en el funcionamiento de la organización, permitiendo mantener al corriente a tod@s los partícipes de los contenidos de las reuniones, así como de avances y beneficios que se van obteniendo en las diferentes áreas de gestión de recursos comunes.

En cuanto a la forma de llevarlo a cabo, puede ofrecerse como información puntual vía correo electrónico, y/o bien mediante acceso a intranet en web convenientemente actualizada.

Las comunidades energéticas pueden también nombrar una comisión que revise y colabore en la mejor llevanza de contabilidad, inventarios y estados financieros; y que podrá presentar sus actuaciones y resultados ante la Junta General de Socios.

Graduación de sanciones

La explicitación de infracciones y correspondientes correctivos aporta un marco de seriedad en el compromiso, permitiendo la proporcional reparación de actuaciones en desacuerdo con las líneas de la Comunidad Energética.

El Reglamento Interno puede considerar un baremo para faltas, en atención a su gravedad, así como los procedimientos para solventar las situaciones y resolver conflictos de forma correcta y eficaz.

Por ejemplo, cuotas impagadas podrán generar notificaciones reclamando su pago, que si no son atendidas, pueden causar la baja como socio

En otros casos, como incumpliento de plazos en proyectos comunes supondrían amonestaciones verbales.

Puede resultar conveniente hacer entrega del reglamento interno a quienes deseen formar parte como socios, de forma que tengan conocimiento del marco general de acción.