SueloSolar
8-12-2014
Carlos Mateu
1892 Lectores
Los Gobiernos españoles desconocen el contenido del Libro Verde de la energía.

Los objetivos de la política energética española deberían ser tres: Energía sostenible, competitiva y segura.


A nivel internacional, viendo y analizando las catástrofes climatológicas que se están produciéndo debido a la imparable emisión de gases de efecto invernadero y el cada vez más elevado precio del petróleo,  algo parece que se quiere cambiar...

Los compromisos medioambientales derivados del Protocolo de Kioto, obligan a los Estados miembros a orientar sus políticas hacia un desarrollo energético más sostenible. Es lamentable que teniendo la posibilidad de fomentar las energías renovables, vean esta obligación como algo incumplible o inalcanzable. Realmente en la mayoría de Países miembros como es el caso español, no se ven un interés en real en reducir la dependencia energética del exterior.

La sostenibilidad del modelo energético exige el desarrollo de fuentes renovables de energía competitivas y la contención de la demanda energética. Los esfuerzos para la consecución de estos dos objetivos permitirán, en el ámbito de la Unión Europea, liderar la estrategia mundial para detener el cambio climático y mejorar la calidad del aire. Las energías renovables y la necesaria mejora de la eficiencia energética son las únicas que pueden desempeñar un papel central en la consecución del objetivo de asegurar el abastecimiento, frenando la creciente dependencia de la Unión Europea de la energía importada.

El desafío energético demanda, pues, una doble estrategia dirigida a diversificar las fuentes y contener en lo posible el consumo de recursos fósiles. Se trata, efectivamente, de una prioridad de la Unión Europea en su conjunto. Desde la Comisión Europea se insiste en la
necesidad de contener o aminorar el aumento de la demanda energética y aumentar el peso de los recursos renovables en la cesta energética. El Libro Verde para el sector energético, de la Comisión Europea, recoge en su propio título los tres grandes objetivos de
la política energética europea: Estrategia europea para una energía sostenible, competitiva y segura.

Es decir, los objetivos no son otros que la sostenibilidad, la competitividad y la seguridad de abastecimiento.

En el caso de Alemania, viene realizando durante los últimos años importantes esfuerzos por aumentar la capacidad de cobertura de sus necesidades energéticas con fuentes renovables. Es lider mundial en producción fotovoltaica.

En el otro extremo, se encuenta España. lider de corrupción energética y experta en situar a sus políticos retirados en los Consejos de Administración de las grandes eléctricas. Por este motivo las energías renovables no les interesan. Resultan un freno para sus puertas giratorias.

España, es un Páis vulnerable, sin futuro, y sin seguridad jurídica para sus inversores en energías renovables.  Decímos que es vulnerable tras considerar su alta dependencia del crudo y de los suministros externos.

La aprobación por parte del Gobierno en el año 2005 del Plan de Acción de la Estrategia de Eficiencia Energética 2005-2007 y del Plan de Energías Renovables 2005-2010 constituyó un hito de gran trascendencia y oportunidad en este sentido, que tres años más tarde, concretamente en el año 2009 empezaron a desperdiciar aplicando medidas retroactivas injustas.

España es un País sin ambición. Se ha convertido en la cigarra europea que no sabe más que alimentar a sus corruptos dirigentes. Es un País sin objetivos, poco o nada realista e insolvente, e irresponsable.

España, debería comprometerse desde ya con hacer una política energética basada en la eficiencia energética y las energías renovables. España no tiene más energía que las autóctonas de Sol, viento y agua.


El Gobierno debería analizar la evolución de la economía española y europea y de los precios del petróleo, que condicionan los precios de los productos energéticos interiores y determinan, en mayor o menor medida, la rentabilidad de las inversiones para la mejora de la eficiencia energética.

Llegados a este punto hemos de afirmar que las energías renovables no son un gasto. ¡Son una inversión!!

En esta línea España debería analizar el grado de dependencia exterior, el comportamiento de la demanda energética, la estructura de la generación eléctrica y algunos otros indicadores, como el consumo per cápita.

Resulta un objetivo prioritario contener el crecimiento de la intensidad energética final y primaria y disminuir en lo posible la divergencia que se observa con los países de la Unión Europea, objetivo que parece ir alejándose cada vez más, a la luz de los últimos datos ya que no se limitan en modo alguno las elevadas tasas de dependencia energética exterior y con medidas retroactivas y de moratoria no  puede avanzarse hacia una mayor cobertura de la demanda primaria con recursos renovables.

Tu valoración:
Total Votos: 0
Participantes: 0

Presupuestos SueloSolar

Deja un comentario

Para comentar debe estar Registrad@ o REGISTRARSE

RECUPERAR CLAVE
Suscripción a Boletín
Espacio publicitario SueloSolar
Espacios Publicitarios
Contadores y Facturación
Mercado Eléctrico

Análisis del Mercado

Informe de Comisión Nacional de Mercados y Competencia
SL RANK 754
Calendario de Eventos

5 diciembre / 7 diciembre 2017
USA
Power-Gen International.
Peluco Solar
Copyright © 2008 Suelo Solar. Todos los Derechos Reservados.

Redacción y Dpto. Jurídico: C/ Alberto Aguilera, 17. 1º. 28015- Madrid. info@suelosolar.es
Márketing y Publicidad: Girona.