SueloSolar
18-2-2014
Carlos Mateu
5156 Lectores
Las injustas discriminaciones que existen en el nuevo sistema retributivo fotovoltaico español.

Suelo Solar entrevista a D. José Ramón Arasco Esteban, productor fotovoltaico, experto conocedor del sector, quién comparte con nuestros lectores la lista de injusticias y discriminaciones que se cometen con el nuevo sistema retributivo español.


Buenas tardes José Ramón,

Es un placer tenerte hoy con nosotros. Tras conocer el pasado día 3 de febrero por la CNMC, la nueva Orden de estándares que fija la retribución a las energías renovables, queremos - como experto conocedor del sector fotovoltaico español que eres, y como prodctor fotovoltaico que padeces el excesivo e injusto riesgo regulatorio- que compartas con nuestros lectores tu experta visión de esta nueva e injusta retroactividad padecida.

Para los que no te conozcan, o crean que no te conozcan, he de decir que D. José Ramón Arasco Esteban, es productor fotovoltaico y conocido y destacado miembro del foro de solarweb.net bajo el Nick "Ramoncho". Es además Graduado en Economía por la UNED y actualmente compatibiliza su trabajo con el estudio de un Post-Grado en Contabilidad y Finanzas en el Reino Unido.

R.- Gracias Carlos por contar conmigo en esta entrevista para tratar de trasladar a vuestros lectores las que a mi juicio son las mayores injusticias y discriminaciones que se cometen con el nuevo sistema retributivo para con la energía fotovoltaica.

P.-  Gracias a ti José Ramón. ¿Cuáles son a tu juicio estas graves injusticias y discriminaciones?

R.- La verdad que uno no sabe por dónde empezar. Lo que no tengo ninguna es que si alguien no conoce con total exactitud el concepto de discriminación, la mejor forma de ilustrarse y de poder entenderlo es analizando el nuevo sistema retributivo que se quiere implantar.

Lo primero que me gustaría resaltar es que la discriminación que se produce hay que enfocarla desde dos puntos de vista. El primero es desde un punto de vista global, atendiendo a todos los actores que conforman la parte regulada de nuestro caótico sistema eléctrico.  Nos preguntamos: ¿Verdaderamente, como siempre trata de dar a entender el Ministerio, todos los actores del sistema comparten y van a compartir de una forma justa y proporcional los recortes que suponen este nuevo sistema retributivo?

Para dar respuesta a ello no hay nada mejor que utilizar los propios datos del Ministerio de Industria y Energía sobre la propuesta de Orden de Peajes de Acceso de energía eléctrica para 2014.

Recuerdo que en julio de 2013, cuando se aprobó el RDL 9/2013 se hablaba de 2700 Millones de recorte que afectaban por igual a las tecnologías renovables y las tradicionales. Esto sonaba como algo equitativo. La realidad final ha sido otra bien distinta.

Al parecer, el Ministerio entiende que recortar un 18,7% las primas a las energías renovables por un lado, e incrementar los ingresos en un 4,3% a la actividad de transporte y un 0,4% a la de distribución es algo justo, equitativo y proporcional.

P.- ¿Cuál sería ese otro punto de vista que se señalas sobre la discriminación?

La segunda perspectiva es analizar los recortes dentro del propio sector fotovoltaico, que es a lo que yo he dedicado este pequeño estudio, para concluir que, lo que en inicio era una inversión conocida por todos y avalada por el BOE, se ha convertido en una mezcla de un bono â€Åâ€Å“basura” (pues esa rentabilidad de la que se habla es absolutamente ficticia) y un sorteo en la empresa Loterías y Apuestas del Estado, en la que la única diferencia sobre con estos sorteos, es que en el nuestro, no hay ningún boleto premiado.

P.- ¿Cuál crees que es el motivo por el cual el Ministerio decide hacer una Ley con tantas discriminaciones dentro del propio sector?

R.- Yo tengo bien claro que los objetivos fundamentalmente son dos.

El primero, al que ya estamos tan desgraciadamente acostumbrados, es el de producir el mayor recorte posible aprovechándose de que nuestro sector, el más atomizados de todos, presenta más dificultades para poder organizarse y hacer un frente común, y por tanto es el más fácil de atacar (y por eso ha sido desde el año 2010 el más castigado).

El segundo objetivo es el de intentar dividir al sector, para que cada uno de forma individual intente pelear por sus propios intereses. Saben que eso diluye cualquier intento de hacer una verdadera presión y también saben, que en situaciones tan delicadas, en la que está en juego todo tu patrimonio y por tanto tu bienestar y el de tu familia, al igual que cuando se hunde un barco, lo que instintivamente hará cada uno es intentar salvar sus propios muebles, y así será imposible hacer ningún tipo de presión y por tanto conseguir nada en favor de nuestros intereses.

P.- Si te parece vamos a pasar a enumerar cuáles son estas discriminaciones que a ti te parecen más relevantes...

R.- Quiero comentarte Carlos, que daría para escribir muchas páginas sobre esto, y que hay muchas más de las que yo he considerado como las tres más relevantes, sobre todo analizándolas desde la perspectiva de la propuesta de Orden de Estándares. Todas las discriminaciones en su conjunto (y no sólo estas tres  a las que doy más importancia, pues también podríamos extendernos hablando de los ratios de inversión inicial alejados de la realidad, costes de explotación fuera de todo rigor económico, manipulación de la vida útil de la planta para minorar las retribuciones en el corto plazo, así como otros múltiples factores, contradicciones y paradojas) hacen que este sistema sea a mi juicio un sistema absolutamente esquizofrénico.

P.- Si te parece bien José Ramón, vamos a describir brevemente las discriminaciones esenciales,...

R.- Aunque estoy en contra de cualquier cambio que se produzca en las reglas del juego a mitad del partido (más aún si es retroactivo)  se puede llegar a entender que, como cualquier sistema económico ya sea a nivel macro o micro, que presenta desajustes, haya que intentar darle una solución para no llevarlo a la quiebra.

Tengo el convencimiento de que cualquier sector (excepto el que representa UNESA) está dispuesto a arrimar el hombro para equilibrar un sistema en el que (por los motivos que sea, que ya se han analizado en multitud de ocasiones y de los que no soy un experto para poder explicar) se produce una insuficiencia de ingresos para abordar los costes, y que el sector fotovoltaico no puede ser una excepción a este ajuste, pero de lo que no tengo ninguna duda es que desde un principio, cualquier tipo de ajuste se debiera haber producido sobre las condiciones iniciales que se establecieron (decretos 436, 661 y 1578), y así se podrían haber evitado,  no todas las injusticias, pero si muchas discriminaciones que convierten a este sistema en una auténtico antisistema.

Por tanto, creo que cualquier ajuste debería de haberse producido sobre las condiciones iniciales establecidas, que fueron las que determinaron nuestros costes y nuestros retornos, pues eran conocidas por todos. Esas condiciones, para calcular nuestra retribución, no eran otras que:

INGRESOS = PRODUCCION  X  TARIFA REGULADA

Cualquier otro tipo de cambio, llevará de forma inevitable a la discriminación tanto por tratar de forma diferente a los que son iguales como por tratar de forma igual a los que son distintos.

P.- ¿Nos podrías enumerar y explicar de forma breve cuales son a tu juico estas tres discriminaciones más llamativas ?

R.- Las tres discriminaciones más relevantes que según mi opinión se producen con este nuevo sistema retributivo (analizando sólo la Orden de Estándares) y que afectan de forma directa a la retribución final son:

  1. Discriminación por el tamaño de las agrupaciones.
  2. Discriminación a la eficiencia.
  3. Y derivada de la anterior, discriminación por la potencia de las instalaciones.

En el primer caso carece de todo rigor tratar de forma distinta a lo que son iguales, pues el Ministerio sabe perfectamente (pues lo tiene en sus propios registros administrativos) que la inmensa mayoría de los Huertos Solares grandes se encuentran segregados en pequeñas instalaciones  de pequeños inversores, que tuvieron costes de inversión análogos a los que  decidieron poner en funcionamiento sus explotaciones de forma aislada o en pequeñas agrupaciones. Creo que Anpier, con buen criterio, ha abundado en este asunto en las alegaciones presentadas a la CNMC, pues sin duda ha sorprendido este nuevo grado de arbitrariedad, quizás el mayor llevado hasta la fecha.

Pero tampoco podemos olvidar la flagrante y no menos injusta discriminación que se lleva practicando ya desde el RDL 14/2010, y que este gobierno ha decidido hacer suya, que no es otra que la de retribuir a las instalaciones por su potencia instalada, saltándose un principio económico tan poderoso como es el de la eficiencia. Lo más chocante es que el propio Ministerio, para intentar justificar el recorte y la discriminación por el tamaño de las agrupaciones, utiliza como pieza clave el concepto de â€Åâ€Å“empresa eficiente y bien gestionada” cuando a la hora de la verdad, hace justamente lo contrario, premiando la ineficiencia y la mala gestión a la que ésta da lugar. Es un auténtico disparate y una contradicción intolerable que a nadie se le puede pasar.

Por último, ya que han decidido (de forma totalmente errónea) retribuir por la potencia instalada, al menos podían haberlo hecho de una forma más objetiva, utilizando la potencia pico de cada instalación en lugar de la potencia nominal más un incremento genérico (y una vez más arbitrario) que han llevado a cabo para calcular los ratios de inversión inicial y que vuelve a discriminar las plantas con mayor potencia pico (y por tanto con costes de inversión más elevados) frente a las menos costosas.

En definitiva es un cúmulo de despropósitos que en la tabla que he realizado sobre este pequeño estudio se pueden observar:

Mientras hay instalaciones que apenas sufren recortes (aunque este porcentaje es ciertamente pequeño) hay otras que soportan recortes del 25-30% e incluso algunas que alcanzan recortes superiores al 50%.

De todas formas me gustaría resaltar, que para valorar el impacto final de este novedoso sistema retributivo, conviene hacerlo desde las condiciones iniciales de nuestras instalaciones, es decir, no es suficiente valorar la discriminación de una forma unidimensional (que puede ser la del tamaño de la agrupación o para otros pude ser la discriminación por producción o incluso la potencia de la instalación) sino hacerlo de una forma aditiva, teniendo todas en cuenta de una forma global, que es lo que he pretendido hacer con este pequeño y sencillo estudio  (que se refleja en la tabla adjunta) y cuáles son las repercusiones económicas.

En la tabla, se analiza una IT puesta en marcha en 2008, y se calculan los distintos recortes, cruzando las dos variables más significativas, que son las del tamaño de las agrupaciones y el número de horas de funcionamiento de las instalaciones. Además se analizan tres escenarios para tres instalaciones con distinta potencia pico (105, 115 y 125 Kwp), pero que se verán igualmente retribuidas con el nuevo sistema (al menos en lo que retribución a la inversión se refiere, que es la preponderante).

Se aprecia, como es lógico, que cuanto mayor es el tamaño de la agrupación a la que pertenece la instalación, mayor es su producción real y mayor es su potencia pico instalada, mayor será su perjuicio. El problema es que la mayoría de los casos sufren, al menos, dos de estas tres discriminaciones.

P.- Creo que las tablas que has preparado no dejan lugar a dudas de las intolerables discriminaciones practicadas, pero José Ramón, de llegar a aplicarse la normativa tal y como está el borrador,... ¿cuál es tu opinión desde un punto vista económico-financiero  del futuro de las instalaciones fotovoltaicas ?

R.- Sólo con un simple análisis de los ratios de liquidez o de solvencia a corto plazo y a partir de otro estudio que hice sobre la liquidez de las instalaciones, se demuestra que 23 de las 24 II.TT analizadas entrarían en suspensión de pagos, al no poder atender el servicio de la deuda, valorada esta última en unas condiciones normales de mercado.

Por tanto, en mi opinión, lo que aquí se demuestra es la perversidad del nuevo sistema retributivo que lo que intenta hacer es ahogar financieramente nuestras instalaciones fotovoltaicas, es decir, dejarlas que mueran por inanición, pero al mismo tiempo intentan camuflar esta inevitable situación de quiebra de dos formas paralelas:

  1. Por un lado y de cara a la opinión pública, utilizando el concepto de rentabilidad razonable del 7.39%, cuando todos sabemos que es ficticia pues está calculada sobre parámetros de costes que no se corresponden con la realidad, está calculada con retroactividad de primer grado (al tener en consideración actos económicos pretéritos que afectarán a retribuciones futuras). Tampoco sabemos cómo se han calculado esos parámetros (pues no se ha hecho públicos), qué métodos estadísticos se han seguido, cual ha sido el muestreo y si este ha sido realmente aleatorio o si desde un principio estaba sesgado, invalidando el nivel de significación de la muestra.
  2. Por otro lado, utilizando otros coeficientes como la solvencia a largo plazo, o la T.I.R, intentan hacer ver que se pueden obtener resultados medianamente aceptables en el largo plazo, pero sólo tienen en cuenta  toda la vida útil de la planta, aunque en cualquier caso, siempre muy lejos de las condiciones iniciales. El problema es que éstos resultados no se pueden llegar a alcanzar porque previamente, se han ideado los mecanismos necesarios para que no sean los pequeños inversores fotovoltaicos que se embarcaron en esas inversiones, los que puedan disfrutar de esas discretas e hipotéticas rentabilidades futuras, pues previamente han sido â€Åâ€Å“asfixiados” financieramente.

Me da la sensación que intentan hacer ver, para futuros pleitos, que la inversión puede incluso ser rentable a largo plazo, después incluso de todos estos recortes, y que el Tribunal Supremo, cuando tenga que dictaminar la legalidad de esta norma, pasará por alto el verdadero problema que se nos genera, que es el de la insolvencia a corto plazo, por ellos generada con el nuevo sistema, en condiciones de imposible refinanciación (por lo gravosas que resultarían) y que nos llevarán a ser desposeídos de nuestras inversiones y de nuestras garantías.

Muchas gracias Ramoncho por defender a la fotovoltaica desde el corazón y desde el conocimiento y la razón. Son muchos "palos" los que los productores fotovoltaicos estamos recibiendo injustamente por la simple razón de confiar en el BOE.

R.- Muchas gracias a vosotros.

Desde este lugar de encuentro y entrevista ofrecemos a nuestros lectores la posibilidad de contactar directamente con el entrevistado haciéndole llegar vuestras dudas o sugerencia o simplemente vuestros agradecimientos por el tiempo y el esfuerzo dedicado en esta entrevista.

Tu valoración:
Total Votos: 0
Participantes: 0

Presupuestos SueloSolar

Deja un comentario

Para comentar debe estar Registrad@ o REGISTRARSE

RECUPERAR CLAVE
Suscripción a Boletín
Espacio publicitario SueloSolar
Espacios Publicitarios
Contadores y Facturación
Mercado Eléctrico

Análisis del Mercado

Informe de Comisión Nacional de Mercados y Competencia
SL RANK 4516
8 56Zytech
Calendario de Eventos

21 noviembre / 22 noviembre 2017
España
Foro Solar 2017. IV edición.
Peluco Solar
Copyright © 2008 Suelo Solar. Todos los Derechos Reservados.

Redacción y Dpto. Jurídico: C/ Alberto Aguilera, 17. 1º. 28015- Madrid. info@suelosolar.es
Márketing y Publicidad: Girona.