SueloSolar
13-6-2012
Jorge Gaupp-Berghausen Pérez
3298 Lectores
¿Qué beneficios aporta la generación distribuida fotovoltaica?

Un nuevo negocio abierto en un local con instalación fotovoltaica no deberá pagar eternamente un precio por la electricidad, sino una amortización que termina en algún momento y que es más barata que ésta.


En primer lugar, al consumirse una mayor cantidad de energía cerca del lugar de producción, se ahorra tanto en costes de transformación entre alta media y baja tensión (suele quedarse en baja) como en costes asociados a las pérdidas por transporte a través de las líneas de electricidad.

En segundo lugar, la generación distribuida con balance neto es la que más potencial tiene para involucrar a una mayor cantidad de actores en el proceso de generación, transmisión y comercialización de la electricidad. De cara a la transmisión y comercialización, la generación distribuida abre la puerta a modelos de micro-redes y de redes inteligentes.

Por otro lado, dar la oportunidad a los consumidores de generar electricidad para auto-abastecerse supone una posibilidad de ahorro inmediato para cualquier sujeto conectado a red con un techo o espacio de cualquier tipo donde poder instalar paneles solares.

A diferencia del modelo de tarifas reguladas, un sistema de balance neto no es exclusivo para personas con capital. El modelo de balance neto normalmente busca el ahorro o “coste evitado” en la factura de la luz, en vez de ganancias económicas adicionales.

Esto significa que cualquier persona que pague por la electricidad que consume es susceptible de ahorrar dinero, sin necesidad de disponer de capital. Toda inversión necesita un capital, pero éste lo puede otorgar un crédito contratado por el estado, una compañía instaladora o el hogar o establecimiento en cuestión.

A largo plazo, el pagador será otro. Desde la compañía comercializadora habitual que ve reducido su nivel de venta, hasta llegar al final de la cadena de suministro, donde el que pierde es el proveedor de materias primas combustibles con las que se genera electricidad en caso de que el sistema eléctrico convencional las utilice, como es el caso de España en un 31% en 2010 (sin contar nuclear ni cogeneración) y Perú en un 41% en 200960.

Por otra parte, como señalan Newton, M. et al. (2007), la generación distribuida puede fortalecer las líneas de distribución, especialmente en las áreas rurales, pues el voltaje tiende a caer al final de las grandes líneas, pudiendo producir cortes de electricidad. Pequeñas unidades de producción en estos lugares ayudan a evitar que el voltaje caiga bajo umbrales de peligro.

La existencia de instalaciones solares favorece a una comunidad incrementando el valor de sus propiedades, por ejemplo, un nuevo negocio abierto en un local con instalación fotovoltaica no deberá pagar eternamente un precio por la electricidad, sino una amortización que termina en algún momento y que es más barata que ésta. En palabras de Newton, M. et al. (2007), es como la diferencia entre pagar un alquiler y una hipoteca.

-Inconvenientes:
Es difícil de ajustar la política a unos objetivos concretos de potencia instalada. Al fin y al cabo, al contrario que otras políticas como las subastas, la cantidad de material fotovoltaico que se instale dependerá en última instancia de la decisión de consumidores para poner una instalación o ceder su propiedad, y de la existencia de empresas que aprovechen el paso legislativo para hacer negocio.

El éxito en el primer caso dependerá de que el estado cree los incentivos económicos adecuados, como rebajas fiscales; de la promoción suficiente para que la oportunidad se conozca; de la colaboración de las grandes distribuidoras ; y de la superación de barreras no económicas que pueda tener la ciudadanía respecto a la energía renovable. En estos dos campos el gobierno también puede jugar un papel clave con su discurso y campañas de promoción y sensibilización. Si todo esto tiene éxito, y se consigue una implicación importante de gran parte de la sociedad, la potencia instalada puede incluso superar a la conseguida con otras políticas.

No es la política recomendada en la mayoría de la literatura. Casi todos los documentos recomiendan el modelo de Tarifas Reguladas, incluso en EEUU, donde el sistema lleva más tiempo. Esto ocurre así, en opinión de este trabajo, porque hasta ahora no se había alcanzado la paridad de red en prácticamente ninguna economía y tampoco se pensaba que fuera a alcanzarse tan rápido.

Sin embargo, allí donde sí se alcanzó la paridad de red, como en California gracias a tarifas finales indexadas a los picos de demanda y una gran insolación, el modelo sí es un éxito. Por otra parte, este trabajo demuestra que la paridad de red sí se ha alcanzado al menos en España, lo que cambia el punto de partida de la mayoría de los trabajos sobre Incentivos a las energías renovables. En cualquier caso, es un inconveniente que no exista literatura suficiente que hable del sistema de balance neto, especialmente aplicándolo a economías y sociedades fuera de EEUU.

Suele crear un conflicto de intereses entre la compañía eléctrica y los usuarios, que pasan a producir ellos mismos su propio consumo. Esto resta cuota de mercado a dicha empresa, que al mismo tiempo es normalmente la que gestiona la conexión a red, y puede en consecuencia poner trabas tanto en el proceso legislativo como después en la aplicación de la política. Estas trabas, en forma de petición innecesaria de documentación, denegaciones o retrasos de conexión, tasas excesivas, etc., pueden volver complicada o incluso inviable una política que puede y debe ser muy sencilla.

El mecanismo y desarrollo de la política de balance neto son sencillos, pero los mecanismos incentivadores o políticas diferentes que se desarrollen paralelamente pueden crear un entramado complejo para el usuario o emprendedor.

Tu valoración:
Total Votos: 0
Participantes: 0

Presupuestos SueloSolar
Jesús López Taboada

Dudas de alfonso con la integración del inversor con la red.

junio '12
Jesús López Taboada
Todo inversor conectado a la red eléctrica, se apaga cuando se cae la red, bien porque se sale de los parámetros establecidos o simplemente, porque se corte el suministro.
Por lo tanto, Alfonso, no te preocupes, cuando la red se desconecta, el inversor conectado a ella se para y la producción de los paneles se paraliza.
En caso de que se quisiera disponer de suministro propio cuando falle la red, se necesitaría un sistema de acumulación, como en un SAI del ordenador. En las instalaciones eléctricas, es lo que se conoce como un sistema autónomo, de respaldo o back up. Ésto permitiría aprovechar la producción de los paneles y mantener el suministro eléctrico en la instalación consumidora en el caso de que fallase la red de la compañía, pero sin inyectar energía a la misma, en caso de fallo de ésta.
A tu disposición.
Un saludo
  • Rating: 0/5 ( votos)

Deja un comentario

Para comentar debe estar Registrad@ o REGISTRARSE

RECUPERAR CLAVE
Suscripción a Boletín
Espacio publicitario SueloSolar
Espacios Publicitarios
Contadores y Facturación
Mercado Eléctrico

Análisis del Mercado

Informe de Comisión Nacional de Mercados y Competencia
SL RANK 3394
Calendario de Eventos

22 marzo / 24 marzo 2018
España
Feria de la Energía de Galicia.
Peluco Solar
Copyright © 2008 Suelo Solar. Todos los Derechos Reservados.

Redacción y Dpto. Jurídico: C/ Alberto Aguilera, 17. 1º. 28015- Madrid. info@suelosolar.es
Márketing y Publicidad: Girona.