SueloSolar
21-5-2012
Carlos Mateu
4939 Lectores
El Balance Neto es fruto de una necesidad: energía barata y limpia para todos.

Suelo Solar entrevista a D. Javier Gómez de la Vega, ingeniero de Sialsol, quién comparte con nuestros lectores su visión sobre la normativa que regulará el Balance Neto Fotovoltaico en España.


Buenas tardes Javier:
Nos alegra poder contar con tu presencia en el día de hoy.
En vísperas de la aprobación del Real Decreto que regulará el balance neto, nos gustaría,  que - tras haber terminado recientemente un estudio sobre la viabilidad técnica-económica del mismo-, compartieras con nuestros lectores tus impresiones sobre el mismo y por qué es una buena idea su implementación en nuestro hogar, ó en los negocios.
Para empezar esta entrevista...
P.- ¿Podrías explicar a nuestros lectores, ó a los futuros PRO-consumidores en qué consiste el balance neto?
R.- La idea de la que partimos es que se pueda tener en cada hogar una pequeña instalación de energías renovables, y que el usuario pueda disfrutar del 100% de su producción sin desengancharse totalmente de la red.
El usuario conserva su enganche normal a la red eléctrica, pero implementa en su casa la instalación. Así, cuando la instalación esté produciendo, podrá consumir directamente toda esta energía (con el consiguiente ahorro), y cuando no esté produciendo, como puede ser el caso de por la noche, puede seguir consumiendo de la red eléctrica de manera habitual.
Esto que le estoy explicando ya es posible y ya se hace y es denominado autoconsumo. El balance neto va un paso más allá, solucionando el problema de los excesos de producción a deshoras. Cabría preguntarse qué sucede cuando la instalación está produciendo, pero no hay consumo en el hogar, como puede ser durante una ausencia larga del propietario, o si en una hora de mucha radiación solar no hay suficiente consumo en la casa. Con el autoconsumo lo  que sucede es que dicha energía se vierte a la red general y es aprovechada por otra persona, en otra instalación, pero el usuario productor de alguna manera pierde esa energía con el sistema actual. Con el balance neto, esa energía que el usuario productor vierte a la red será medida, y le será reconocida como derechos de consumo, que podrá consumir de la red eléctrica general a cualquier hora. De esta forma, el usuario aprovecha el 100% de la energía que produce, ya sea consumiéndola en el momento, o a través de dichos derechos de consumo.

P.- Javier, como decía anteriormente en tu presentación,... recientemente has completado un estudio sobre la viabilidad técnica y económica del balance neto, ¿a qué conclusiones has llegado?
R.- Estamos muy contentos con los resultados, y somos tremendamente optimistas. Resumiéndolo brevemente, sale muy a cuenta. Nuestros estudios demuestran que prácticamente en cualquier lugar de España la inversión es muy rentable, incluso en sitios con relativamente baja radiación, como Santander o La Coruña. Ni qué decir tiene que en lugares con una alta irradiación, como puede ser Andalucía, Madrid o Canarias la inversión es mucho más que recomendable.
Las personas que decidan invertir en este tipo de tecnología verán unos considerables ahorros en su factura eléctrica. Es difícil dar cifras generales, ya que soy de la opinión de que cada caso justifica un pequeño estudio, pero como orientación a las personas interesadas, para una instalación fotovoltaica de 1,5 kW en Madrid con el consumo típico de una familia, podemos estar hablando de producir más del 40% del consumo anual con energías renovables, con el consiguiente ahorro en la factura de la luz. Si hablamos de Canarias o Andalucía, donde hay más radiación solar y además las temperaturas son suaves en invierno y por lo tanto no requieren de calefacción, podemos estar hablando de más de un 55% en algunos casos.
Ello también hablando de un concepto residencial, en pequeñas negocios o naves industriales, se puede incluso mejorar esas cifras, acercándose a generar toda la electricidad propia si las condiciones de enganche son las adecuadas.

P.-    Explicado así, parece que los números salen…
R.- Así es. Y en este caso estamos hablando solo de energía. En términos económicos, la inversión es rentable hoy. De hecho, a mi modo de ver, todo empuja a este modelo energético, sobre todo de cara al usuario. Uno de las grandes ventajas de este sistema es conseguir estabilizar la factura eléctrica, que nos consta empieza a traer de cabeza a mucha gente. El precio de la electricidad ha subido un 40% desde 2005. ¡Un 40% en tan solo 7 años! Con este tipo de inversión, que está pensada para durar 25 años como mínimo nos estamos asegurando que gran parte de la factura permanecerá ajena a los cambios del mercado eléctrico, que se prevé que continúe siendo alcista, dada la elevada dependencia de España a los combustibles fósiles. El usuario inteligente será capaz de ver la inversión y sus ventajas,  en cierto modo se trata de comprar a precio de ahora la electricidad del futuro.
Además de ello, y aunque sean de sobra conocidas por todos, están todas las ventajas paralelas que proporcionan las renovables; la protección del medio ambiente, la reducción de emisiones de efecto invernadero, favorecer la independencia energética, y generar empleo de calidad local.

P.-    Así pues, ¿crees que esta será la tendencia en el futuro?
R.- Así lo creo. Presenta muchísimas ventajas. Creo que es un primer e importante paso para la generación distribuida y para las smart grids, que serán la tendencia en el futuro. Redes pequeñas, con generación propia y una gestión inteligente de la demanda. Además que este es un modelo energético más eficiente, ya que se eliminan las pérdidas por el transporte de la electricidad.
Además, a título personal, pienso que será un paso importante para una mayor libertad del usuario en el sistema energético, que hará valer su derecho a producir su propia energía, y a verse gratificado por sus contribuciones al sistema.

P.-    ¿Cómo crees que va afectar esto al sector de las renovables en España? ¿Crees que los profesionales deben recobrar la confianza en este sector?
R.- ¡Pues muy positivamente, espero! Creo que es una fantástica oportunidad para relanzar el negocio de las renovables, que han sido muy maltratadas en los últimos tiempos en España, y de esta vez hacerlo bien, con profesionalidad en las personas implicadas, rentabilidad verdadera en las instalaciones (nada de dependencia de primas), calidad en las instalaciones y beneficio para el país y para el medio ambiente e involucración del ciudadano de a pie. Es hora de poner en práctica todo lo aprendido en los errores de este camino, y dar un paso más.
Creo que el Gobierno de España se lo debe a la sociedad, al futuro, y a los profesionales del sector. A la sociedad porque es hora de que el tan criticado sistema de primas (que es cierto que tuvo sus problemas y se podía haber hecho mejor) dé su fruto al ciudadano de a pie a través de una tecnología madura, fiable y económica, en la que se decidió invertir y a la que después se le dio la espalda. Al futuro porque esta vez no es capricho de un grupo de inversión ni de un lobby, es fruto de una necesidad, energía barata y limpia para todos.

P.- A la hora de hacer la instalación, cuales son las mayores complicaciones que se prevén?
R.- Sinceramente, tal y como lo vemos en Sialsol, creo que el cuello de botella de todos estos pequeños proyectos estará en el coste directo de la instalación in situ. Con ello quiero decir que aunque mantenemos que los proyectos de pequeña fotovoltaica son y serán rentables, la complicación de trabajar en cubiertas complicadas será lo que determinará el interés y la calidad de los proyectos. La experiencia hasta ahora en fotovoltaica en cubierta era en grandes cubiertas soleadas y fácilmente accesibles, escenario que ha cambiado. Muchos propietarios de viviendas unifamiliares nunca han accedido a su tejado, y la complicación y los riesgos de los trabajos en altura serán la mayor preocupación de los instaladores.
Además, el dar con una solución adecuada al cableado y las interconexiones con la red general de la casa, que aúne lo práctico y lo estético, es otra de nuestras preocupaciones.

P.- ¿Qué nos puedes decir de los trámites administrativos, cuestión que también preocupa después de las pasadas experiencias en grandes proyectos fotovoltaicos, algunos de los cuales murieron ahogados en el océano burocrático español? ¿Ve algún problema en todo esto? ¿Cómo quedará la legislación?
R.- También somos optimistas. Están por definir con exactitud en el Real Decreto, pero se espera que sean ágiles y beneficien al usuario, cuestión de semanas, y que no se gestionen con la administración pública, sino solo con la compañía eléctrica. Se trata de fomentar este tipo de instalaciones.
La mayor incógnita ahora mismo son los famosos “peajes de acceso a red” que previsiblemente pretendan cobrar las eléctricas por dar salida a nuestra electricidad en su red y que esperamos que sean justos con el usuario.
También es de esperar que con vistas a lograr un verdadero “balance neto” los derechos de consumo que se adquieran tengan una validez temporal suficiente como para poder compensar la diferente radicación que existe a lo largo del año, además de satisfacer las necesidades del usuario. Creemos que un año es una cifra justa.

P.-    ¿Te atreves a dar cifras para una instalación?
R.- Creo que el coste de la tecnología es interesante, ya se vende mucho material de calidad a un coste asumible por una familia o por un negocio. Cualquier familia puede emprender un proyecto de este tipo por unos cuantos miles de euros.

P.-    ¿Cómo crees que se deben enfocar dichas instalaciones?
R.- Creo que se debe apostar por la calidad. Son instalaciones pensadas para durar 25 años, e interesa que produzca el máximo posible, con el mínimo coste de mantenimiento. A través de las auditorias técnicas a huertos solares, actividad que también realiza Sialsol, hemos detectado los errores más comunes así como los principales fallos en la calidad de ciertos elementos y ciertos materiales. En aquellas plantas, de muchos megavatios, tenía sentido buscar el ahorro a través de la economía de escala renunciando quizás a una alta calidad. Para el sector residencial pensamos que todo lo contrario, se debe apostar por materiales duraderos, contrastados y de alta calidad, ya que no tiene sentido un ahorro de unos pocos euros por panel ni hay disponible un equipo de mantenimiento permanente.

Gracias Javier.
Espero que nos volvamos a reunir pronto, tras la aprobación del Real Decreto que regule el Balance Neto.

Desde este lugar de encuentro y entrevista, ofrecemos a nuestros lectores la posibilidad de contactar directamente con el entrevistado, haciéndole llegar vuestras dudas, sugerencias, ó simplemente felicitándole por compartir sus conocimientos con todos nosotros:

Tu valoración:
Total Votos: 0
Participantes: 0

Presupuestos SueloSolar
Mansada

Posibilidades...

mayo '12
Mansada
Javier.
Lo primero es felicitarle por su estupendo trabajo, ha sido toda una epifanía para mí.
En segundo lugar quería preguntarle qué posibilidades ve a la instalación de este tipo de tecnología en edificios de 20 o 30 plantas, donde la superficie de cubierta por vecino es muy reducida, ¿cree posible que todo aquel que quiera podrá tener acceso físico a la colocación de la instalación?
  • Rating: 0/5 ( votos)

Javier Gómez de la Vega

Re: Posibilidades

mayo 12
Javier Gómez de la Vega responde a Mansada
Ciertamente en dichos edificios la instalación es más complicada, pues requiere de superficie horizontal para la instalación.

Es prácticamente imposible que cada vecino tenga asignado un trozo de parcela, lo mejor es aunar las superficies en una única instalación común.

Aún así, en el caso concreto que planteas, es inviable surtir de electricidad a todos los vecinos, la instalación en una cubierta de un edificio de 30 plantas tendría una contribución mínima en el consumo del edificio. Un modo de verlo puede ser la parte de superficie de cubierta que le toca a cada vecino. Si en ese edificio hay 5 viviendas por planta, y hay 30 plantas, estamos hablando de repartir la superficie en 150 viviendas. Si la superficie es de 400 m2, estamos hablando de 2,6 m2 para cada uno, que es muy poco.
Se podrían estudiar soluciones alternativas, como colocar los paneles en la fachada del edificio (siempre y cuando tuviera una orientación adecuada) o hibridar el sistema fotovoltaico con uno de mini eólica, solución muy recomendable en cuanto a esa altura la velocidad del viento es muy alta.

Otra opción que se hace en algunos sitios y es altamente interesante si no se quiere una muy alta inversión es usar la cubierta para una instalación que supla los consumos internos del edificio y que afronta la comunidad de vecinos, tales como luces, maquinaria de ascensor, calefacción comunitaria, bombas de agua, climatización, etc, donde sí se haría un reparto justo de la energía y que ahorraría costes a la comunidad.
  • Rating: 0/5 ( votos)

Deja un comentario

Para comentar debe estar Registrad@ o REGISTRARSE

RECUPERAR CLAVE
Suscripción a Boletín
Espacio publicitario SueloSolar
Espacios Publicitarios
Contadores y Facturación
Mercado Eléctrico

Análisis del Mercado

Informe de Comisión Nacional de Mercados y Competencia
SL RANK 2210
Calendario de Eventos

22 marzo / 24 marzo 2018
España
Feria de la Energía de Galicia.
Peluco Solar
Copyright © 2008 Suelo Solar. Todos los Derechos Reservados.

Redacción y Dpto. Jurídico: C/ Alberto Aguilera, 17. 1º. 28015- Madrid. info@suelosolar.es
Márketing y Publicidad: Girona.