SueloSolar
16-9-2015
Antonio Morales Méndez
2087 Lectores
Razón y fe para defender la Tierra.

España cuenta con las mejores condiciones para generar energías limpias. Estudios científicos y la propia AIE señalan que se debe renunciar a utilizar un tercio del petróleo y que la mitad del gas y el 80% del carbón se deben quedar en el subsuelo.


El respeto a la Tierra y la búsqueda de alternativas a las agresiones de las personas a  los ecosistemas han estado presentes desde siempre en la historia de la humanidad. A partir del siglo XIX este sentimiento se va haciendo más patente a medida que la Revolución Industrial acelera el proceso de transformaciones perjudiciales para el medio natural. En la segunda mitad del siglo pasado comienzan a tomar carta de naturaleza movimientos científicos y sociales que denuncian y proponen acciones contundentes para frenar ese deterioro acelerado del planeta que pone en riesgo su supervivencia. El Club de Roma de 1971, la Conferencia de Estocolmo, la Comisión Brundtland, comisiones, cartas, cumbres, movimientos, etc,  nos plantean una y otra vez un escenario muy preocupante para las próximas décadas de este siglo XXI.

A pesar de las cantidades ingentes de dinero que se emplean para negar las afecciones del desarrollismo sin límites del capitalismo salvaje, comprando universidades, medios de comunicación e instituciones públicas y hasta estados, lo cierto es que la comunidad científica internacional cada día es más categórica al denunciar el proceso de deterioro del globo terráqueo. El IPPC, la NASA, la OMS, la Organización Meteorológica Mundial y tantos otros organismos señalan en los últimos años que el proceso, de no atajarse, puede ser irreversible. Desgraciadamente, el último informe de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EEUU advierte que estamos ante uno de los momentos más críticos con respecto al cambio climático. Según este organismo, los gases de efecto invernadero continúan aumentando; las temperaturas siguen subiendo; el fenómeno El Niño llega este año muy fuerte y sus efectos ya se empiezan a notar en distintos lugares del mundo; la temperatura en la superficie del mar ha sido en la última medición la más alta de la historia, así como el contenido global del calor  en la capa superior de los océanos; el crecimiento medio del mar sigue progresando al mismo ritmo en las dos últimas décadas; el Ártico continúa calentándose; la frecuencia de los ciclones tropicales está en estos momentos por encima de la media planetaria.

Por supuesto, en Canarias no permanecemos ajenos a estas amenazas. Ya he citado alguna que otra vez al proyecto Climatique del ITC que habla de desplazamientos de los alisios hacia el este, lo que produciría serias transformaciones en el clima de las islas. Pero en estos días las noticias se han precipitado como nos lo ha recordado Luigi Cabrini, presidente del Consejo Mundial de Turismo Sostenible, que afirma que “el impacto del cambio climático es hasta 10 veces mayor en las islas". Y es que El Niño especialmente virulento de este año nos va a traer más calima y un mayor calentamiento de las aguas oceánicas. También expertos de la ULPGC han avisado de que en apenas medio año se han contabilizado en nuestros mares entre diez y doce especies invasoras de peces. Igualmente el catedrático Fernando Real señala que la presencia de la toxina marina que causa la ciguatera a través de peces capturados en aguas canarias podría tener su origen en el efecto invernadero. Hace unos días, el Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF) publicó un informe donde se alertaba de que el cambio climático reducirá las costas canarias entre 1 y 2 metros y el Plan Nacional de Lucha contra el Cambio Climático cita a Canarias  y a Galicia, como las regiones españolas que se verán más afectadas por el calentamiento global.

No son elucubraciones. Se trata de rigurosas afirmaciones científicas que contrastan con los datos que nos indican que esta Comunidad incumple con todos sus objetivos para paliar el efecto invernadero. Y ni siquiera dispone de un observatorio que nos permita hacer un seguimiento a este fenómeno. Pero es más, a pesar de que reunimos las mejores condiciones para generar energías limpias y de que estudios científicos y la propia AIE señalan que se debe renunciar a utilizar un tercio del petróleo y que la mitad del gas y el 80% del carbón se deben quedar en el subsuelo, el Gobierno canario sigue apostando demencialmente por el gas.

Como afirmaba recientemente el astrónomo Rafael Bachiller, "debemos exigir a los gobiernos que, además de las finanzas, se ocupen de los retos de la humanidad a largo plazo". Y es preciso combatir y denunciar a los que se siguen empleando a fondo con cantidades multimillonarias para negar esta realidad. Para que no se ponga coto a la producción y  a las ganancias sin límites. Hacen falta voces científicas, periodísticas, políticas… y de otra índole, rigurosas y solventes, que hablen con claridad sobre estos asuntos. Y hacen falta voces que nos hablen de la espiritualidad ecológica, de los retos éticos-sociales de la ecología, como  plantea el teólogo Leonardo Boff. Y de referencias morales. De ahí la importancia de la implicación del Papa Francisco y de su última encíclica (Laudato si) que influye notablemente en los cristianos del mundo y en millones de ciudadanos no creyentes o participantes de otras religiones.

En esta encíclica, que nos habla sobre el cuidado de nuestro Hogar Común, el Papa profundiza en el problema global del cambio climático con graves dimensiones ambientales, sociales, económicas, distributivas y políticas; en la lucha contra las emisiones, reemplazando los combustibles fósiles por energías renovables; en la relación de la humanidad con la tierra; en la injusticia ecológica y su impacto en los pobres y vulnerables creando nuevas formas de esclavitud; en cambiar los hábitos de vida renunciando al consumismo desaforado; en tomar conciencia y actuar.

Y Francisco se moja. Y acusa a empresas, a multinacionales y gobiernos del "uso desproporcionado de los recursos". Toma partido hasta mancharse. Y va más allá, y unas semanas después convoca una cumbre de grandes ciudades (Nueva York, París, Madrid, Bogotá...) para pedirles "conciencia ecológica". Para demandar una implicación decidida de la ONU en la Cumbre de París y un acuerdo "fundamental y básico".

Bergoglio hace una defensa a ultranza de los movimientos ecologistas y critica duramente la pasividad tradicional de su Iglesia y a la Iglesia más reaccionaria, de la que ha recibido numerosas críticas por esta iniciativa.  Pero para hacer justicia, no toda la Iglesia Católica ha actuado siempre de la misma manera, no toda ella ha sido pasiva... El primer Programa Global de Sostenibilidad tuvo su origen en el Consejo Mundial de Iglesias que nació de la encíclica Populorum Progressio y planteó que los tres grandes ejes de la nueva evangelización debían ser la justicia, la paz y la preservación de la naturaleza.  La Cumbre de Río tuvo su origen en la Carta de la Tierra, elaborada por comunidades cristianas… Juan Pablo II hizo un discurso en su día sobre la tierra y la ecología, pero pasó desapercibido. También el Movimiento Católico por el Clima, conformado por religiosos, laicos, teólogos, científicos y activistas de distintos lugares del mundo,  se constituyó hace ya años por católicos de distintas naciones, continentes y clases sociales, conscientes de que el cambio climático antropogénico "pone en peligro la creación de Dios y de todos nosotros, especialmente los pobres".

La ecoteología nos habla también de eso e insta "a cada hombre a la responsabilidad de conducir al mundo a la armonía ecológica, conduciendo a los pobres, los seres más vulnerables de la creación, a la justicia y a la liberación" (José Marcos Castellón). Sin duda de este movimiento se ha impregnado el Papa Francisco, que ha defendido que su encíclica no es "verde" sino social, ya que la ecoteología plantea defender del expolio a la naturaleza y a la gente más desfavorecida. Se trata de algo muy cercano a la ecología social que defiende la izquierda moderna y comprometida.

Si hay alguien que haya ahondado en todo esto es Leonardo Boff. Para este teólogo de la liberación y teólogo de la ecología, la defensa del medio ambiente es la única respuesta a la crisis que amenaza al planeta y al sistema de vida. A principios de este siglo Boff escribió dos libros fundamentales para entender este tema y yo diría que para comprender la implicación del Papa Francisco. En "Florecer en el yermo" y "La voz del arco iris", Boff nos habla de la espiritualidad ecológica y los retos éticos-sociales de la ecología frente a la pobreza y la exclusión. Para este cristiano de la liberación, la crisis ecológica revela la crisis de sentido fundamental de nuestro sistema de vida, de nuestro modelo de sociedad y desarrollo: "no podemos seguir apoyándonos en el poder como dominio y en la voracidad irresponsable de la naturaleza y de las personas".

Afortunadamente, no solo la Iglesia Católica se implica en la defensa de valores ecososiales. Ya en 2009, 30 religiones  se reunieron en Inglaterra en la Conferencia climática religiosa "Muchos cielos, una única tierra"  y  defendieron, como el obispo Desmond Tutu, que "solo tenemos un mundo. Este mundo. Si lo destruimos ya no tendremos nada". Y lo volvieron a hacer en la Declaración de la Cumbre Interreligiosa sobre el Cambio Climático 2014, llamando a acciones concretas para reducir las emisiones de carbono.

Para Jeffrey Sachs, director del instituto de la Tierra y, se dice, uno de los redactores de la encíclica de Francisco, "la ciencia puede revelar los peligros medioambientales causados por la humanidad, la ingeniería puede crear instrumentos para proteger el planeta y la fe y el razonamiento moral pueden brindar la sabiduría práctica (como habrían dicho Aristóteles y Tomás de Aquino)  para adoptar opciones virtuosas en pro del bien común".
 
Razón y fe, entonces, para preservar el mundo que nos queda.

Tu valoración:
Total Votos: 0
Participantes: 0

Presupuestos SueloSolar

Deja un comentario

Para comentar debe estar Registrad@ o REGISTRARSE

RECUPERAR CLAVE
Suscripción a Boletín
Espacio publicitario SueloSolar
Espacios Publicitarios
Contadores y Facturación
Mercado Eléctrico

Análisis del Mercado

Informe de Comisión Nacional de Mercados y Competencia
SL RANK 5104
Revosolar Solar Shop
Calendario de Eventos

22 marzo / 24 marzo 2018
España
Feria de la Energía de Galicia.
Peluco Solar
Copyright © 2008 Suelo Solar. Todos los Derechos Reservados.

Redacción y Dpto. Jurídico: C/ Alberto Aguilera, 17. 1º. 28015- Madrid. info@suelosolar.es
Márketing y Publicidad: Girona.